viernes, 9 de mayo de 2008

El Blog de Yoani



Ya había advertido yo que el tema de CC me tendría ocupado y que volvería con insistencia a hablar del poder democratizador que tiene Internet. Nunca pensé, sin embargo, que mis amigos del gobierno represor y decimonónico de Cuba me ayudarían en la tarea.

Esta semana circuló la noticia de la prohibición de salida de la isla a Yoani Sánchez, bloguera disidente cubana a quien el diario El País de España decidió otorgar el premio Ortega y Gasset. Esos simios represores de la revolución cubana decidieron, como si con ello frenasen el enorme impulso liberador creado por Yoani, no dejarla viajar a España a recibir el premio. Ignoro cuál habrá sido la razón esbozada por esos trogloditas, pero ya imagino el eufemismo. De cualquier manera, la no participación de la ceremonia no le resta valor a la labor de la bloguera. Muy por el contrario, la potencia y catapulta, haciendo que el contraste entre lo que ella hace y lo que los que la gobierna profesan sea más evidente y revelador. Comentábamos en el post anterior que el poder reside hoy más que nunca en la gente, que tiene la posibilidad de generar contenidos sin tener que luchar con mediadores, editores, productos o censores. Hemos saboreado las mieles del poder que da la conectividad y la comunicación y ya nadie podrá frenar ese enorme impulso. Imagino al anciano comité de gobierno rascándose las barbas tratando de entender como una mujer flaquita y “escuálida” les da tanta lata y les es tan incómoda. Imagino que deben estar revolviendo sus represivos cerebros tratando de ver cómo frenan ese movimiento independiente de comunicación y de comercio de ideas. Sé que el gobierno cubano ha “creado” blogs que emulan a Granma y que buscan repetir los mensajes del gobierno. Nota al margen, los revolucionario sólo hacen eso: repiten. El pensamiento les está vedado, porque siempre hay alguien que piensa por ellos. En las distintas notas de prensa se pueden leer cosas como esta: 


Para el gobierno y sus simpatizantes la tecnología es también usada para atacar a la isla y mantienen sitios para ripostar a los blog "independientes" o anticastristas, y defender logros de la revolución.  "Hoy el uso electrónico de los blogs es un instrumento de esta guerra cultural. Hay infinidad de blogs contra Cuba que se muestran aparentemente inofensivos (...), porque tienen a colaboradores en distintos países", sostiene Eliades Acosta, jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista.


En un reciente congreso, los intelectuales cubanos se pronunciaron por socializar el uso de las tecnologías "desde la revolución" para evitar que sirva de "arma" para "el enemigo".


Vaya sin son intelectuales esos intelectuales. Llama la atención el término “socializar”. Es, como siempre, un bello ejemplo de la neolengua.


No quiero aburrirlos con el tema. Estoy seguro que conocen el caso, pero si quieren profundizar pueden entrar al blog de Yoani haciendo click aquí. Valga la cuña, este valiente cubana es filóloga de profesión y ha sido seleccionada por la revista Time como una de las 100 personalidades más influyentes del año 2008. 


¡Tiemblen revolucionarios, en cualquier momento nos arrechamos y hacemos CLICK!



P.S: Omití sin querer esta pequeña joya escrita por Yoani en su blog que bien pudiera sustituir completamente todo lo que dije arriba. ¡Yoani, desde Caracas Yo y muchos otros, estamos aplaudiéndote de pie!


No creía merecer tantas atenciones, pero si los funcionarios insisten, acepto esta nueva distinción [bloguera cautiva, a propósito de su prohibición de salida del país]. Olvidan ellos que en el ciberespacio mi voz puede viajar sin límites, salir y entrar sin pedir permiso… No importa si mantienen retenido mi pasaporte. Desde hace un año tengo otro que en el acápite de nacionalidad exhibe una breve palabra: “blogger”.

2 comentarios:

Chamantower dijo...

Está clarísimo, pana. Si no fuera porque las neolenguas tienen como fin contaminar el lenguaje, habría que decir que el acontecimiento verdaderamente revolucionario de las últiams décadas ha sido el blog, que como dices democratiza el uso de los medios, sin pasar por el filtro de los intereses de un editor. Pero una izquierda troglofita e incapaz de "leer" el mnundo sin el prisma de sus dogmas, acaparó el término y lo usa para desginar "la cárcel que a ellos les parece buena". En fin, por eso es que no soy revolucionario. Como Yoani, como tú y como tantos miles, soy rebelde, inconforme. Ante un Bush y ante un Chávez, por igual, siempre diré: No me la calo.

Chamantower dijo...

quise decir "troglodita"