martes, 12 de agosto de 2008

Deuda con Pessoa

A Pessoa tengo tiempo buscando leerlo, pero mi desorden y mi reducido tiempo libre, me siguen alejando de él. Desde que empecé a escudriñar sobre el portugués me despertó una inmensa curiosidad por su obra, la misma que se avivó esta mañana cuando tropecé con este artículo de Teódulo López Meléndez, en TalCual Digital. Hoy, espero, podré llegar al Libro del Desasosiego y prestarle la atención que merece. 


Pessoa

Alberto Caeiro Da Silva nació el 15 de octubre de 1889 y murió en 1915, de tuberculosis, como el padre de Pessoa. Álvaro de Campos nació el 15 de octubre de 1890 y se graduó en la Universidad de Glasgow; muere el 30 de noviembre de 1935, al igual que Pessoa. Ricardo Reis murió en la misma fecha; había nacido en Oporto el 19 de septiembre de 1887; era médico. Alexander Search, a pesar de su nombre anglosajón, nació en Lisboa el 13 de junio de 1888; mantiene correspondencia con Pessoa desde los tiempos de Durban; escribía poesía y prosa en inglés. Bernardo Soares vive, como Pessoa, en una modesta pensión de Lisboa donde pasa toda su oscura vida; Fernando lo conoce en una trattoria donde Soares le habla de su vida de escritor y le hace conocer el maravilloso y sorprendente Livro do Desassosego. A Antonio Mora, filósofo, autor deRegresso dos deu ses; Pessoa lo conoce en un manicomio de Cascais, pequeña ciudad de mar en las cercanías de Lisboa.


Charles Robert Anon, escribía poemas y cartas en inglés. A.A. Crosse, participaba en los concursos del Ti mes; no ganó el gran premio que necesitaba para regalarle el dinero a Pessoa y que éste pudiese comprar los muebles y casarse.


Thomas Crosse, tenía como intención traducir al inglés los poetas portugueses sensacionistas. Jean Seul de Mérulet, nació en 1885, escribía en francés. Abilio Cuaresma, amigo íntimo de Pessoa. Vicente Guedes, Federico Reis, Charles Search, Barão de Teive, C. Pacheco, Pero Botelho, Pantaleão, Carlos Otto, Caesar Seek, Dr. Nabos, Ferdinand Summan, Jacob Satan, Erasmus, Dare, una legión, en suma, la legión de Pessoa.


La primera afirmación que se debe hacer es que, en el fondo, Pessoa queda uno dentro de este casi infinito desdoblamiento. Partiendo de aquí debemos señalar que todo se origina en un "sentimento de extrañeza", de un rechazo a aceptar el mundo como sus percepciones lo captan. El enigma de existir, "uma coisa que está para além dos deuses, de Deus, do Destino" (frase de Álvaro de Campos). En "Cartas a Armando Cortes-Rodrigues", Pessoa habla de sus heterónimos como "desdoblamientos". Otra cita de esa correspondencia con el amigo es reveladora, pues describe el fenómeno como sentir en la persona de otro, aclarando que la sinceridad continúa a existir, como es sincero el Rey Lear que no es Shakespeare sino una creación suya.


Antonio Tabucchi, un insigne estudioso de Pessoa (al parecer todo escritor que vive en Portugal es atrapado por él) señala que "l’operazione di Pessoa consiste nel tradurre in un fatto cosí clamoroso e per certi aspetti persino istrionesco como quello della creazione eteronimica, l´elemento piú rivoluzionario del Novecento: la Coscienza", es decir, entra en la literatura el gran narrador de nuestra época: el Yo.

4 comentarios:

Viandante dijo...

Desconocía tus dotes de crítico literario.
Recibe un afectuoso saludo

Cronopio dijo...

Estimada Viandante, ojalá tuviese aunque sea una mínima parte de lo que es un crítico literario. últimamente, no soy ni siquiera un decente lector, lo que me tiene realmente depre.
Esto que conseguí y publiqué es de Teódulo López Meléndez y lo saqué de TalCual Digital...
Ojalá recobre pronto el tiempo para sentarme a leer con calma todos los libros que he ido apilando en mi mesa de noche
¡Gracias por la visita!
Un abrazo por donde sea que andes en este planeta

Cronopio dijo...

Estimada Viandante, ojalá tuviese aunque sea una mínima parte de lo que es un crítico literario. últimamente, no soy ni siquiera un decente lector, lo que me tiene realmente depre.
Esto que conseguí y publiqué es de Teódulo López Meléndez y lo saqué de TalCual Digital...
Ojalá recobre pronto el tiempo para sentarme a leer con calma todos los libros que he ido apilando en mi mesa de noche
¡Gracias por la visita!
Un abrazo por donde sea que andes en este planeta

Stranger dijo...

Pessoa y sus heterónimos es un viaje que no puedes perderte.