viernes, 2 de marzo de 2007

Imagen

Nada más contundente que una imagen, esas que el famoso lugar común las valora con más de mil palabras. Un amigo fotógrafo me hizo conocer a un personaje asombroso llamado James Natchway, quien junto otros aguerridos colegas, suelen pasearse por los lugares del mundo en los que las pesadillas pasan a ser verdaderas, retratando con su lente la realidad que no queremos ver.
Esta es una muestra de su trabajo.


heroinómanos en Pakista


Una víctima de las hambrunas en Somalia

Si alguno de uds está interesado en ver más de su material, pueden visitarlo en la página VII photo.

4 comentarios:

Ceryle dijo...

No puedo ver estas fotos. No lo soporto. Entiendo la denuncia, supongo que está bien. Pero ¿qué hago yo después de mirarlas?
Me pasó lo mismo con la última película de los hermanos Taviani. Me niego.

Cronopio dijo...

Estimada Ceryle,

Entiendo y comparto tu sensación al ver las fotos. No sé bien qué se puede hacer con ellas. Quizá haya que seguir el consejo de De Quincey y tratar de aproximarse a fotos (el diría hechos moralmente condenables) desde lo estético. De cualquier manera, estoy seguro que Natchwey hubiese sonrido al leer tu comentario, pues respuestas como la tuya son las que él espera generar. Gracias por vivitarme, un abrazo
C.

ceryle dijo...

Pero no, no estoy de acuerdo con estetizar la desgracia ajena. ¿Ves? Me pasa eso, me crea una crisis existencial. Solo imaginarme un fotógrafo que está buscando la luz mejor para sacarle la foto a un muerto de hambre me da dolor de estómago.

PABLO dijo...

la RESPUESTA ES SER SOLIDARIO. en DONDE SE PUEDA Y COMO SE PUEDA. el COMPROMISO ES CON UNO MISMO. los QUE TOMAN ESAS FOTOGRAFIAS SE MARCHAN Y NO MIRARN ATRAS. y ES PORQUE NO PUEDEN HACER NADA. nosotros....DONDE PODAMOS Y COMO PODAMOS