martes, 13 de febrero de 2007

Recordando a Julio



Ayer se cumplió un año más de la desaparición de Julio Cortázar, uno de los más insignes e innovadores escritores que ha dado este continente. Su prosa lúdica y su estilo novedoso nos regaló a todos los que tenemos la dicha de leerlo incontables momentos de felicidad. Justo es recordarlo y saludarlo abriendo alguno de sus tomos y sumergiéndonos en esa magia que sólo un cronopio de su estatura puede regalarnos.
¡Salud Cronopio!

----------------------------

"Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra "madre" era la palabra "madre" y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mi un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba."

"En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las co- sas tal como me son dadas."